Como criar niños felices

Como criar hijos felices



10 consejos para criar niños felices. Probado científicamente!



Hay muchas maneras de criar a tus hijos felices y bien adaptados a su entorno, pero nunca es de más saber que lo estás haciendo bien, verdad? Aquí tienes 10 consejos basados en la investigación para la crianza positiva de los niños.

Estás de broma?

Hazlos reír! Bromear con los niños les ayuda a establecer las bases para el futuro éxito social. Cuando los padres bromean y simulan divertidas situaciones inverosímiles, los niños pequeños desarrollan el pensamiento creativo, lo que les ayudará más adelante hacer amigos y gestionar estrés. Así que siéntete libre de ser el bufón de la corte – tus hijos te lo agradecerán más tarde.

Se positiva con tus hijos

Esto los habrás oído un millón de veces: hay que ser positivos con los niños. Los padres que expresan emociones negativas hacia sus hijos o los manipulan bruscamente aumentan las probabilidades de encontrarse con adolescentes agresivos. Y eso es fácil de predecir – un comportamiento agresivo a los 5 años está vinculado a la agresión más adelante en la vida, incluso hacia la futura pareja sentimental. Así que te ves inmersa en un ciclo vicioso de madre/padre enojado, niño enojado, madre/padre enojado, trata de acabarlo cuanto antes. Te librarás de los problemas más serios a largo plazo.

Compadece de ti misma, es bueno para ellos!

La investigación sugiere que la autocompasión es una habilidad muy importante, que ayuda a las personas ser flexibles ante los desafíos. La herramienta de autocompasión se compone de las siguientes destrezas: capacidad de atención, capacidad de procesar pensamientos y emociones propios sin dejarse llevar por ellos ni reprimirlos, la bondad – empatía con el sufrimiento de los demás, y la auto-bondad – reconocimiento de su propio sufrimiento y el compromiso de resolver el problema. Criar a los niños es una tarea difícil que no admite borradores, nos equivocamos cien veces y nos volvemos a equivocar. Pero tranquila, puedes sentir pena por ti misma toda la que quieras – los padres que recurren a la autocompasión cuando se enfrentan a las dificultades en la crianza de sus hijos, dan un buen ejemplo y una buen lección a sus hijos. Cómo aprenderán si no?
Déjalos volar
Cuando los niños crezcan y quieran volar del nido, la investigación sugiere que lo mejor es dejarlos ir. Estudiantes universitarios con padres protectores infiriendo en los inicios de la vida independiente de su hijo, son más propensos a ser ansiosos, tímidos y menos abiertos a nuevas experiencias que sus amigos con las mamás y los papás más relajados. Eso no significa que debas desentenderte de tus hijos cuando cumplan los 18, pero si un día te ves llamando a los profesores de tu hijo para discutir sus calificaciones, seguro que sea un buen momento de dar un paso atrás.

Cuida tu matrimonio

Si eres madre (o padre, pero como esa página es más bien femenina, me refiero a mamás casi siempre) y tienes una pareja, no dejes que vuestra relación se pierda en el camino de nacer y crecer de tus hijos. Los padres que sufren de inestabilidad matrimonial, amén de los problemas psicológicos a largo plazo, pueden provocar los problemas de sueño en la niñez temprana de sus hijos, según un estudio publicado en mayo de 2011 en la revista Child Development. El estudio encontró que problemas con tu pareja sentimental sufridos cuando el bebé haya tenido 9 meses de edad, contribuyen a la aparición de dificultad para dormir cuando el niño llega a los 18 meses de edad. Y la causa es el estrés soportado por el bebé, aun sin entender lo que está pasando a su alrededor.

Ojo a tu salud mental

Si sospechas que podrías estar deprimida, busca ayuda – por tu propio bien y él de tus hijos. La investigación sugiere que las madres deprimidas tienen dificultades con la maternidad e incluso muestran respuestas apagados ante los gritos de sus bebés en comparación con las madres sanas. Madres deprimidas suelen tener los estilos de crianza negativos, lo que también contribuye al estrés de sus hijos, afectando su desarrollo en la edad preescolar. Los resultados parecen sombríos, pero hay esperanza, porque la crianza positiva es posible incluso cuando mamá o papá están luchando por su propia salud mental, aunque eso requiere un esfuerzo adicional para ellos.



Mamá, sé buena con tu hijo

Una relación estrecha con su madre ayuda a los chicos a mantener a raya los típicos comportamientos peligrosos de la adolescencia. Una relación cálida y afectiva con la madre parece ser importante en la prevención de problemas de conducta en los hijos, incluso más que en las hijas. Los resultados de esa investigación, publicados en la revista Child Development, destacan la necesidad de “apego seguro” entre los niños varones y sus madres, un estilo de educación infantil en el que los niños se sientan seguros de poder recurrir a mamá como a una “base segura” reconfortante mientras se aventuran en el mundo adulto.
El vínculo con la madre también le ayuda al niño ser feliz en sus relaciones sentimentales más tarde en la vida. Otro estudio realizado por Universidad Estatal de Montclair, en Nueva Jersey, y publicado en 2010 muestra que una estrecha relación con la madre en la adolescencia temprana (a los 14 años) se asocia con las relaciones sentimentales de mejor calidad entre los adultos jóvenes. En general, si los niños no se sienten cerca de sus padres durante su infancia, es muy probable que transfieren esos aspectos negativos a sus relaciones de pareja cuando lleguen a la edad adulta.”

A veces, haz la vista gorda

Los adolescentes “contestones” con sus padres agotan cualquier paciencia, pero éste comportamiento está vinculado a un rechazo fuerte a la presión efectuada por sus compañeros fuera del hogar. En otras palabras, la autonomía en el hogar fomenta la autonomía frente a las influencias, las malas incluidas, de los amigos y entorno.
Pero no te preocupes: dicho estudio no sugiere que los niños deban tener relaciones adversas con sus padres. De hecho, un vínculo seguro entre los adolescentes y las madres también está vinculado a una menor dependencia de la presión de grupo. Los adolescentes necesitan equivocarse por sí mismos, dicen los investigadores, pero también necesitan el apoyo de sus padres.

No busques la perfección

Nadie es perfecto, así que no te tortures para alcanzar la crianza perfecta de tus hijos. De acuerdo con un estudio publicado en 2011 en la revista Personality and Individual Differences, los muchos padres de hoy, primerizos sobre todo, creen que la sociedad no espera de ellos menos que la perfección, lo que los hace más estresados y merma la confianza en sus habilidades como padres. Y no es de extrañar! Cuando eres madre o padre, habrá mil ojos observando cada tu paso y criticando cada tu decisión – haz un esfuerzo para ignorar esa presión, eres la fuente de felicidad de la que beben tus hijos.

Conoce a tus hijos

Todos creemos saber la mejor manera de criar a nuestro hijo. Pero resulta que la paternidad no es de talla única para todos. De hecho, los hijos cuyos padres han sabido adaptar el estilo de crianza a su personalidad, tienen la mitad de los trastornos de ansiedad y la depresión que sus compañeros con los padres más rígidos, según un estudio publicado en agosto de 2011 en el Journal of Abnormal Child Psychology. Por supuesto que los niños, en especial los que tienen problemas para manejar sus emociones, precisan de ayuda de mamá o papá. Pero los padres lanzados a ayudar más de la cuenta a sus hijos pueden hacerles daño sin percatarse de ello. La clave, como dice la investigadora principal, Liliana Lengua de la Universidad de Washington, está en proporcionar a los hijos el apoyo en su justa medida y basándose en las señales enviadas.





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *