Cuál es el ejercicio ideal para cada edad?



¿Quieres vivir más tiempo? La ciencia tiene la respuesta: el ejercicio es tu mejor aliado. Los efectos del ejercicio sobre la calidad de vida son muy pronunciados. Hacer el ejercicio regularmente permite disfrutar de un mejor funcionamiento inmune, postura, movilidad y ánimo, reduce el riesgo de demencia, diabetes, enfermedades del corazón, osteoporosis y cáncer. ¿Crees que con la edad la naturaleza te está diciendo que reduzcas la velocidad? Piensa otra vez. Sólo el 15% de las mujeres mayores de 75 años cumplen con los objetivos recomendados para la actividad física, frente al 60% de los menores de 45 años. Acelera, no pierdas de vista los objetivos! Es el estilo de vida, y no la edad en si misma, lo que merma tu capacidad atlética, tono muscular y metabolismo. Lucha con el sedentarismo, muévete más y cosecharás los beneficios – cualquiera que sea tu edad. Tal vez no puedas correr tan rápido o levantar tanto como lo hacías cuando tenías 20 años, pero comienza poco a poco y muy pronto verás los resultados. Sigue leyendo para averiguar cómo maximizar el provecho de tu tiempo de entrenamiento, sea cual sea tu edad…



El mejor ejercicio para hacer…

Después de los 30 años. Ejercicio de alta intensidad (HIIT)

Nuestro metabolismo tiende a volverse más lento cuando entramos en nuestra treintena. Para darle un impulso a tu metabolismo practica el ejercicio de alta intensidad (HIIT). El ejercicio de alta intensidad combina breves e intensas ráfagas de ejercicio cardiovascular con ejercicio de pesas o máquinas. ¿El resultado? Seguirás quemando calorías mucho tiempo después de que has acabado, incluso tumbada en el sofá. También creará masa muscular magra. Más músculo igual al metabolismo más rápido.

Después de los 40 años. Entrenamiento con pesas

A partir de los cuarenta nuestro peso nos juega malas pasadas, aumentando esos kilos que parecen imposibles de quitar. Comienza con nuestra guía de principiante para el entrenamiento de fuerza. ¿Necesitas otra razón para ir al gimnasio? El ejercicio de pesas protege tu ADN contra el daño relacionado con la edad, según los investigadores. Pero eso no significa que has de dejar el ejercicio cardiovascular de lado: caminar, ir en bicicleta, correr ofrecen un montón de beneficios y complementan el ejercicio de fuerza.



Después de los 50 años. Yoga

¿Quieres tener una mente clara y precisa? Sesiones de yoga tres veces por semana han demostrado mejorar la memoria y la agilidad mental después de los cincuenta años. ¿Yoga no es tu tipo de ejercicio? Ejercicios de peso que refuerzan los músculos de las piernas (tenis, saltar o correr) también parecen ayudar al cerebro a permanecer “más joven” por más tiempo. También te ayudarán a mantener la densidad ósea, que tiende a disminuir a medida que los niveles de estrógeno disminuyen después de la menopausia.

Después de los 60 años. Pole dance o baile de barra! (o algo completamente nuevo)

“Mi mamá tiene 60 años y está en la mejor forma de su vida desde que practica el baile latino, el baile de salón y el de la barra”, dice el entrenador personal y instructor aéreo Abbie Ellis, quien es copropietario de SP Athletic con Scott. “El baile de barra es para personas de cualquier edad, tamaño y sexo, no importa la edad que tengas, ¡el mejor ejercicio es lo que te gusta hacer!”

Sea cual sea la actividad que elijas, haz algo que te hace disfrutar y pasarlo bien, hazlo con regularidad y mejorará tu sueño, la memoria y el estado de ánimo, reducirá el estrés y la ansiedad y te ayudará a quemar la grasa del vientre – la más difícil de quitar en esa edad. Aún mejor, la evidencia sugiere que, cuando se trata de la pérdida de peso, ¡el ejercicio aeróbico puede tener aún más de un impacto en las mujeres posmenopáusicas que sus homólogos más jóvenes! ¿Eres demasiado tímida como para unirte a una clase de baile de barra? Tranquila, Incluso la actividad física ligera como caminar y cultivar un huerto es util.

Después de los 70 años. Sigue bailando (y levantando pesas…)

Si se practica durante al menos cinco años, el baile regular se asocia con una reducción del 76% del riesgo de demencia entre los mayores de 75 años. Continúe en sus ochenta y puede requerir hasta un 40% menos de medicamentos para el dolor. Pero eso no significa que debas abandonar las pesas. “Lo que hará la mayor diferencia en la calidad de vida a medida que envejecemos es la fuerza muscular”, dice el Dr. Beck de la Escuela de Anatomía de Griffith. Levanta pesos dos veces por semana y desarrollarás menos lesiones de materia gris del cerebro y tendrás menos probabilidades de sufrir una caída peligrosa – ejercicio de pesas fortalece los huesos y las articulaciones.

Hacer ejercicio de forma regular puede dar miedo, especialmente si no has pisado un gimnasio antes. Un consejo, no seas tímida y busca ayuda de un entrenador personal – ¡que para eso están! Te ayudará a enfocar las horas de entrenamiento de la forma óptima y evitar lesiones. ¡Cuida tu cuerpo! Nunca es tarde para empezar.



Hazte con las herramientas para un ejercicio perfecto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *