Ser una buena madre

Cuándo destetar al niño?






¿Cuánto tiempo debo amamantar a mi bebé? No tienes la sensación de que apenas hayas conseguido establecer la lactancia, la gente comienza a preguntarte que cuándo vas a destetar? Seguro que comentarios como “Mejor destetar antes de que le salgan los dientes” o “Si puede pedirlo, entonces es el momento de dejar dar el pecho” las habías oído más de una vez.
Cuánto tiempo dure la lactancia es una decisión muy personal, ya que cada situación familiar es diferente. Algunas madres deciden destetar por su cuenta, y otras prefieren dejar que sea su hijo quien decida cuando quiere dejar de tomar la leche materna.
Los expertos médicos como los de la Organización Mundial de la Salud o la Sociedad Canadiense de Pediatría, recomiendan (basándose en los estudios de investigación) que los bebés sean alimentados con la leche materna exclusivamente durante los seis primeros meses de su vida. Es decir, solo tu leche, nada de leche de fórmula, agua o alimentos sólidos. Después de ese periodo, si el bebé muestra interés y buena disposición, se puede introducir los alimentos sólidos como un complemento a la leche materna, siendo la lactancia la fuente principal de la alimentación de tu bebé.
Estas organizaciones recomiendan que la lactancia materna continúe por lo menos hasta que el bebé cumpla dos años. Así que ya podemos hablar de dos términos de la duración de la lactancia materna – obligatoria hasta los 6 meses y recomendada hasta los 2 años. Pero no existe ningún dato probado sobre cuándo la lactancia materna debe terminar.
Algunas personas encuentran la idea de dar el pecho hasta dos, tres o incluso cinco años de edad, sorprendente. Pero en la realidad es algo muy común en otras partes del mundo o en otras etapas de nuestra historia. En “Romeo y Julieta“de Shakespeare, por ejemplo, la niñera de Julieta comenta que ésta ha sido amamantada hasta los tres años de edad.

Quieres más razones para continuar la lactancia tanto cuanto sea posible?

Los niños amamantados continúan recibiendo anticuerpos y factores inmunológicos de la leche de su madre, lo que les protege frente a las enfermedades más eficazmente que cualquier antibiótico.
La acción de la succión del pecho ayuda a desarrollar sus mandíbulas y reduce las posibilidades de necesidad de tratamientos de ortodoncia más tarde.
Los niños amamantados durante más de dos años, tienden a tener un coeficiente intelectual más alto y son menos propensos a enfermarse cuando sean mayores.




Pero ¿y esos temibles mordiscos?

¿No es doloroso amamantar a un bebé cuando haya echado los dientes? Cierto es que algunos bebés (no todos!) experimentan con sus dientecitos nuevos y muerden el pezón, pero enseñarles a no hacerlo suele ser bastante fácil. Para prevenirlo, puedes mantener un dedo cerca de la esquina de la boca del bebé mientras él está tomando el pecho, así lo puedes deslizarse rápidamente en su boca si empieza a morder. Dar al niño un mordedor frío para masticar entre comidas puede ayudar también.



He aquí la temible fecha de regreso al trabajo…

Será compatible el trabajo con la lactancia materna? Por supuesto! Muchas madres que están lejos de sus bebés o niños pequeños durante el día, les dan el pecho por la mañana y por la noche, y luego cada vez que el niño quiera los fines de semana u otros días de descanso. Si el bebé tiene más de nueve meses, es probable que no necesite hacer tomas durante el tiempo que estéis separados. También existen los maravillosos extractores de leche eléctricos que te permitirán descargar el pecho en las horas fuera de casa e incluso conservarla para que al día siguiente se la dan a tu bebé en un biberón. Al día siguiente o dentro de varios meses, ya que la leche materna congelada se puede conservar en el congelador durante un año. Una vez descongelada, se la puedes dar a tu niño aunque lo hayas destetado para que se la beba o preparar con ella unas nutritivas papillas y purés.

Cómo es el proceso del destete?

Las madres que optan por dejar que el bebé decida el ritmo del destete, comentan que por lo general suele ser un proceso muy gradual. Llega un momento cuando el niño sólo toma el pecho una o dos veces al día, luego algunas de esas tomas se omiten, hasta que un día te das cuenta de que el niño no te ha pedido el pecho en una semana o más, y la lactancia materna llega a su fin de forma natural.
Por supuesto, estás en tu derecho de optar por un destete precoz, sea cual sea tu razón para ello. Si es tu caso, será más fácil para ti y para tu bebé si lo hagas progresivamente. Para la madre, un destete abrupto puede dar lugar a los conductos obstruidos o mastitis. Para el niño la lactancia materna es sólo en parte la comida o la bebida. Para él, el momento de tomar el pecho significa el confort físico y psicológico y la cercanía de su madre, así que intenta compensarle el fin de la lactancia con las caricias adicionales, para asegurar que se sienta seguro a través del proceso de destete.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *