Cremas de baba de caracol funcionan?

Baba de caracol



Cremas de baba de caracol, ¿son realmente efectivas?




Hay un gran despliegue publicitario alrededor de las cremas de caracol. Cuando ves el anuncio número millón sobre estas cremas, no puedes evitar de preguntarte si la queratina realmente está a la altura de las promesas de la tele.

¿Qué es la baba de caracol?

El nombre técnico de baba de caracol es “Helix Aspersa Müller glicoconjugados.” Es un líquido espeso que se obtiene mediante la estimulación de los caracoles vivos. Químicamente hablando, la baba de caracol es una mezcla compleja de los proteoglicanos, glicosaminoglicanos, glicoproteínas enzimas, ácido hialurónico, péptidos de cobre, péptidos antimicrobianos y oligoelementos como el cobre, zinc y hierro.

La ciencia de la baba de caracol

Hay una serie de marcas cosméticas que tratan aprovechar el poder de la baba del caracol. Dicen que sus cremas de caracol “protegen, humectan profundamente, renuevan y activan la regeneración de la piel dañada por el sol, acné, lesiones, estrías o tratamientos dermatológicos inadecuados.” ¿Hay alguna evidencia científica que respalda los beneficios del extracto de caracol? Más o menos. Ciertamente, hay un montón de referencias en la literatura científica. En primer lugar, hay una serie de patentes relacionadas con la manera de recoger la baba de caracol y su uso en cosméticos. Un médico chileno, por ejemplo, patentó un procedimiento para la recolección de las babas agitando los caracoles en agua tibia y luego filtrando la mucina. Otra patente acredita a un oncólogo español, y consiste en agitar a los caracoles por acción mecánica para inducirles a la producción de su mucina. Pero sólo porque hay patentes sobre baba de caracol, no quiere decir que sea tan efectiva en los cosméticos. Las patentes están relacionadas con la forma de recoger la baba o la mucina, que no tiene nada que ver con demostrar que realmente funciona en la piel.




La crema de extracto de caracol, ¿realmente funciona?

Las cremas con baba de caracol empezaron a ser muy populares hace algunos años y hoy en día siguen siendo uno de los productos más buscados, vendidos una y otra vez en las tele tiendas asegurando que regeneran la piel humana del mismo modo que un caracol regenera su concha.
Muchas cremas se han fabricado con extracto de caracol como componente principal, pero es inevitable plantearse preguntas. ¿Cuáles son los resultados reales? ¿Realmente funciona?
Todo comenzó con la publicación de algunas investigaciones que demostraron que el caracol tenía la propiedad de la regeneración de sus propios tejidos mediante la secreción de un líquido viscoso. Pero atención, frente a lo que podemos pensar, no estamos hablando de la baba que el caracol deja como rastro cuando se mueve. Esa baba no tiene propiedades cosméticas y es utilizada por los caracoles para facilitar su movimiento. Por lo tanto los productos de belleza a base de ésta baba se pueden descartar directamente porque no hacen nada en absoluto a nuestra piel.
Para obtener resultados efectivos, un tratamiento a base de extracto de caracol debe tener los siguientes requisitos:
– No sirve cualquier tipo de caracol. El caracol válido es el Cryptomphalus aspersa. Cuando necesita regenerarse a sí mismo, segrega una sustancia rica en proteínas, polisacáridos, ácido hialurónico y antioxidantes.
– Su secreción se debe extraer con un cuidadoso proceso para obtener el tipo de baba necesario y en estado puro, con actividad biológica y, por supuesto, sin poner fin a la vida del caracol.
Muchas marcas de cremas de extracto de caracol no cumplen ninguno de estos requisitos, la falta de algunos componentes curativos y la baja actividad biológica de baba de caracol con frecuencia se deben a una extracción mal hecha. Para obtener algún resultado en la piel, los fabricantes enriquecen sus cosméticos con moléculas externas, no presentes en el caracol, por lo que en muchos casos, la baba de caracol es sólo un ingrediente de publicidad.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *