Agua del mar casera



Cómo hacer un spray de agua marina en casa para cuidados de belleza o uso tópico curativo



Agua del mar y sal marina tienen una larga historia de uso en de recetas de belleza y terapias para la piel. Utilizar sal marina / agua salada para fines terapéuticos, incluso tiene su propio nombre: Talasoterapia, que es simplemente uso terapéutico del agua del mar.

El agua del mar parece tener un efecto positivo en la reducción del acné, la sal marina es ampliamente usada para aclarar la tez, entre otros usos. La mayoría de las veces, la sal marina es usada como exfoliante para la piel. A diferencia de los exfoliantes, el spray de agua marina casera que vamos a preparar, suave y nutritivo, se puede pulverizar sobre la cara o piel a tratar y dejarlo actuar para que nuestra piel absorba los minerales de la sal a su ritmo.

Magnesio que vamos a incluir en la receta, también posee numerables beneficios para la piel. Sabías que es el segundo mineral más abundante en las células de nuestro cuerpo? Magnesio estimula la actividad y el metabolismo celular, por lo que es muy beneficioso para regenerar la piel. También inhibe las sustancias que degradan la elastina, con el fin de lograr una piel más suave y elástica.

Aparte de sus beneficios para la belleza de la piel, este spray de agua del mar y magnesio refresca agradablemente la piel en verano. Puede servir como un tónico facial o como una mascarilla para nutrir la piel sin necesidad de aclarado. Si nunca has probado hacer el agua del mar en casa, prueba esta receta simple y barata!

 

Agua del mar casera: ingredientes

 

Cómo hacer spray de agua del mar en casa

  1. Agrega sal de Himalaya (o sal marina) y la sal de epsom / copos de magnesio en agua caliente y revuelve hasta que todos los componentes estén completamente disueltos.
  2. Agrega los aceites esenciales para dar un toque exquisito a tu agua del mar casera y vierte la mezcla en un frasco de cristal o una botella de spray.
  3. Aplicar sobre la piel mediante pulverización o con un disco de algodón como cualquier tónico. Ideal para usar como parte de una rutina diaria de cuidado de la piel. Uso tópico para curar las heridas y lesiones leves de la piel, por ejemplo, las de eccema o psoriasis.

Nota: En lugar de agua destilada, puedes emplear infusión de hierbas ( preferiblemente secas, no frescas). Caléndula, manzanilla, menta van muy bien para esa receta.





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *