7 errores frecuentes de manicura. Cómo hacer la manicura en casa





No siempre tenemos tiempo, ni ganas, ni dinero para ir a un salón de uñas. Pero hacer la manicura en casa no significa hacerla mal. Te presentamos 7 errores frecuentes que cometemos en la manicura casera.

1. Limar las uñas hacía adelante y hacía atrás

Es un movimiento típico y un erro típico que cometemos al hacer la manicura. Cuando limamos las uñas de esa forma, las debilitamos, y con el tiempo eso puede causar unas uñas frágiles. La forma correcta de limar las uñas es siempre en una solo dirección, normalmente desde los lados hacia el centro. De hecho, si ves trabajar a un profesional, ese es el movimiento que hace: aunque supone mayor esfuerzo, es el que menos traumatiza nuestras uñas.

2. Pintar uñas aceitosas

Antes de pintar las uñas, se hacen unos pasos previos de la manicura: limar las uñas, trabajar las cutículas, exfoliar e hidratar las manos. Después de la hidratación, en nuestras uñas quedan restos de grasa de la crema, y es muy importante retirarla antes de esmaltarlas. Si colocamos el esmalte sobre las uñas grasas, el esmalte no se adhiere bien ni uniforme. Antes de pintarte las uñas, prepáralas: empuja suavemente hacia atrás la piel alrededor de la cutícula, luego limpia la uña con un algodón empapado en alcohol o acetona varias veces antes de aplicar la capa de base.

3. Omitir de la capa de base

Nunca pongas el esmalte directamente sobre la uña, sin aplicar primero una capa de base. No solamente protege las uñas para que no salgan manchas o se amarillenten, sino que también hace la que tu manicura casera dure unos días más. Y asegúrate de elegir bien la base – experimenta con varias hasta que des con la que mejor servicio te haga. Sobre una base de calidad, cualquier esmalte se verá bien, hasta el más barato.

4. Aplicar demasiado esmalte de uñas

Si aplicas demasiado esmalte, es difícil distribuirlo uniformemente y es cuando manchas las cutículas, lo que da un aspecto descuidado a nuestra manicura. Además, una capa gruesa de esmalte tarda más en secarse, es más fácil estropearla. Incluso después de bien seca, una capa gruesa tiende a romperse con más facilidad que una delgada. Antes de sacar el cepillo del frasco del esmalte, así te aseguras de no extraer demasiado.

5. No esperar entre las capas

Espera al menos dos minutos entra una capa y otra, para permitir que esmalte se seque entre capa y capa. No estás perdiendo tiempo, ya que el secado final será más acelerado si las capas intermedias estén más secas.

6. Omitir top coat

El top coat, también llamado brillo protector, es el paso último y muy importante. Captura el color y da brillo a la uña. El secreto es seguir usándolo cada dos tres días para conservar vivo y vibrante el color del esmalte, asemás de prevenir que se astille. No te va a suponer mucho tiempo aplicarlo, su secado es rápido, en cuestión de segundos tendrás tu esmalte protegido y con un brillo extraordinario.

7. Escatimar en aceite de cutícula

El aceite de cutícula es obligatorio. Se aplica a las cutículas y por toda la uña antes de acostarse para que pueda trabajar a lo largo de toda la noche. El aceite de cutícula penetra incluso a través del esmalte para mantener la uña hidratada y el esmalte más flexible y menos propenso a pequeñas roturas. Los mejores aceites para cutículas son los que contienen aceite de almendra dulce, de oliva o de semilla de uva.

Set de manicura/pedicura profesional, 7 accesorios incluidos

2 velocidades

Giro hacia la derecha/izquierda

Estuche incluido

 



 





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *